11.3. Los conflictos jurisdiccionales

El esquema de la división de poderes del Estado, el reconocimiento constitucional de la jurisdicción militar, así como las diversas manifestaciones de la jurisdicción ordinaria pueden dar lugar a situaciones de conflicto.

Por conflicto jurisdiccional cabe entender el surgido entre dos órganos del Estado como consecuencia de que ambos deciden o rehúsan simultáneamente conocer de una determinada materia, por lo que debe un órgano superior, mediante una decisión declarativa, afirmar a cuál de ellos le corresponde su conocimiento. De lo que se infiere que pueden ser positivos (cuando reclaman el conocimiento) o negativos (cuando ninguno quiere conocer del asunto).

Los conflictos jurisdiccionales transcurren entre órganos del Poder Ejecutivo y del Judicial. Se rigen por los arts. 38 a 41 LOPJ y por la LO 2/1987.

Todos los juzgados y tribunales (menos el de paz) y todos los órganos que ostenten la representación de la Administración pública concernida pueden plantear entre ambos órdenes el pertinente conflicto positivo o negativo. Las actuaciones se remiten al Tribunal de Conflictos Jurisdiccionales, integrado por el Presidente del TS y 5 vocales.