12.1. Los jueces y magistrados

El juez diseñado por nuestra Constitución no puede ser otro que el "independiente y sometido al imperio de la Ley" (art. 117.1 CE). En la medida en que el estatuto de los jueces y magistrados está dirigido a garantizar esta independencia judicial y un nivel técnico de conocimientos en Derecho suficiente para asegurar la imparcial aplicación del Derecho, el art. 122.1 CE ha consagrado la más estricta reserva de Ley Orgánica del Poder Judicial.

El estatuto de los jueces y magistrados es tan sólo reclamable al personal jurisdiccional, entendiendo por tal, los jueces y magistrados de carrera si bien, con las especialidades que les son propias, también dicho estatuto es aplicable a los jueces de paz y a todos los jueces y magistrados sustitutos y suplentes, quienes sin ser de carrera, son inamovibles durante su mandato y realizan provisionalmente funciones jurisdiccionales (art. 298.2).

El art. 122.1 CE impuso la exigencia de que los jueces y magistrados de carrera formen un cuerpo único, dentro del cual se podrá conseguir la oportuna promoción.

La Carrera Judicial consta de tres categorías: Magistrado del TS, magistrado y juez.

También ejercen funciones jurisdiccionales sin pertenecer a la carrera judicial, con sujeción al régimen establecido en la LOPJ, sin carácter de profesionalidad y con inamovilidad temporal, los magistrados suplentes, los que sirven plazas de jueces como sustitutos, los jueces de paz y sus sustitutos.