15.6. Los colegios de abogados y de procuradores

La condición, tanto de Procurador, como de Abogado, se adquiere a partir del día del alta como ejerciente en un Colegio profesional de Procuradores o de Abogados.

Los Colegios de Abogados y de Procuradores son corporaciones de Derecho público de ámbito territorial que se constituyen para la defensa de sus asociados, su representación, labor de formación de los colegiados y, sobre todo, para vigilar la deontología profesional, que es, en definitiva, la causa constitucional que fundamenta su existencia y la adscripción obligatoria de sus colegiados. Por esta razón, ostentan los Colegios la potestad disciplinaria que ha de ser ejercida con absoluto respeto a las normas y garantías constitucionales del procedimiento sancionador (art. 546 LOPJ).

Los Colegios dictan actos administrativos sometidos a la Ley de Procedimiento Administrativo Común, por lo que pueden ser recurridos internamente ante los respectivos Consejos Generales de la Procura o de la Abogacía, o externamente ante los Juzgados y Tribunales de los Contencioso-administrativo.