22.1. Los actos procesales de las partes

Siguiendo un criterio subjetivo que atiende a quién sea su autor, se distingue entre:

  • actos que son realizados por las partes

  • actos que provienen del órgano judicial

  • actos que son realizados por terceras personas que intervienen o pueden intervenir en el proceso (por ejemplo, el testigo, el perito, etc.).

Atendiendo a su contenido y finalidad, podemos clasificar los actos procesales de las partes en: actos de postulación y actos dispositivos.

Los actos de postulación son actos de las partes, por los que se solicita del órgano jurisdiccional una resolución de contenido determinado. Su eficiencia y eficacia depende de la valoración que efectúe el juzgador sobre su "admisibilidad" y "fundabilidad". La admisibilidad consiste en la aptitud del acto para que su contenido deba tomarse en consideración por el juez, la cual depende del cumplimiento de los presupuestos y requisitos procesales que condicionan dicho examen (eficacia); y la fundabilidad es la idoneidad del acto, desde el punto de vista del Derecho material, para alcanzar la finalidad perseguida (eficiencia).

Los actos de postulación pueden subdividirse en actos de petición, de alegación y de prueba.