23.1. Los actos de comunicación y sus clases

El acceso al proceso, en todas y cada una de las instancias, tiene como lógico presupuesto el conocimiento por los interesados de que tal proceso existe, por lo que para su observancia adquiere singular relevancia el deber de los órganos judiciales de posibilitar la actuación de las partes a través de los actos de comunicación establecidos en la Ley.

La vigencia del derecho fundamental a la tutela judicial impone a los órganos judiciales un especial deber de diligencia en su realización que asegure la recepción de las comunicaciones procesales por sus destinatarios.

Los actos de comunicación que tienen como destinatarios a las partes, a terceros, o a interesados, pueden clasificarse según su contenido, en: a) notificaciones, cuando tengan por objeto dar noticia de una resolución, diligencia o actuación; b) citaciones, cuando determinen lugar, fecha y hora para comparecer y actuar; c) emplazamientos, para personarse y actuar dentro de un plazo y d) requerimientos, para ordenar, conforme a la ley, una conducta o inactividad (art. 149 LEC).

Las notificaciones, en sentido estricto, son los actos por los que se comunican las resoluciones dictadas, tanto por Jueces y Tribunales, como por los Letrados de la Administración de Justicia en el ejercicio de las funciones que le son propias (art. 270 LOPJ) e incluso por los Procuradores, a quienes la LRLEC de 2015, les atribuye actos procesales de comunicación.

Se han de notificar todas las resoluciones judiciales y las diligencias de ordenación a todos los que sean parte en el proceso; asimismo, se ha de dar a conocer la existencia del proceso a las personas que, según los mismos autos, puedan verse afectadas por la sentencia que en su momento se dicte. Se hacen mediante entrega de la copia literal de la resolución que se haya de notificar dentro de los tres días siguientes a su fecha o publicación. Además se ha de indicar si ésta es o no firme y, en su caso, los recursos que procedan, órgano ante el que deben interponerse y plazo para ello.