26.3. El reino y las superestructuras: Coronas e Imperio

La sociedad hispano-cristiana entre los siglos XI y XIII se fue asentando sobre territorios constantemente ampliados por la reconquista y la repoblación. Sobre éstos se forman los Reinos, como estructuras de poder político homogéneas, indivisas y autónomas. Los reinos podían haber sido obtenidos por abolengo (sucesión) o ganados por conquista, adquisición o designación.

Las Coronas son unidades políticas mas amplias y centralizadas, y se forman por la integración de reinos que mantienen su identidad específica.

La Corona de Castilla se forma por la unión de diversos reinos y entidades políticas.

Reino Astur (718-911): su origen está en la población de pastores montañeses descendientes de los suevos, que se oponen a los musulmanes y se expanden hacia el sur ante la necesidad de tierras.

Reino de León (911-1037 y 1157-1230): originado por el crecimiento y posterior partición del reino astur, al que acabó absorbiendo. Incorporó numerosa población mozárabe, se organizó al modo visigodo y cristalizó en el llamado “Imperio Leonés”, del que se desgajaron los condados de Castilla y Portugal.

Condado y reino de Castilla. El Conde Fenán González se independiza en el siglo X del reino asturleonés, pasando el condado, ya hereditario, a Navarra. Sancho II de Navarra dejó Castilla como reino a su hijo Fernando, que acabaría logrando una primera unión de los reinos de Castilla y León.

Corona de Castilla: La unión definitiva de Castilla y León se produce a partir de 1230, con Fernando III, fusionándose las instituciones. Predominó Castilla en el proceso, por la gran expansión territorial al anexionarse Vascongadas, Toledo, Andalucía y Murcia.

Corona de Aragón: fue resultado de la unión de diversas entidades político-administrativas que no se fusionaron, conservando su identidad y características:

  • Condado y reino de Aragón que se unió al principado de Cataluña por matrimonio en 1134.

  • Principado de Cataluña, que inició su independencia del imperio carolingio a finales del siglo IX.

  • Reino de Mallorca, formado por Jaime I tras conquistarlo a los musulmanes.

  • Reino de Valencia, conquistado por Jaime I a los musulmanes en 1239.

  • Territorios italianos que fue incorporando la Corona de Aragón: Reino de Sicila en el siglo XIII, Ducados de Atenas y Neopatria, así como la isla de Cerdeña, en el siglo XIV y el Reino de Nápoles, conquistado por Fernando V en el siglo XV.