05.3. Monopolio y competencia imperfecta: las formas de regulación del monopolio

La evaluación de los costes del monopolio exige comparar sus resultados con los de un mercado de competencia perfecta.

En aquellas situaciones en que el mercado es perfectamente competitivo, sabemos que el equilibrio se alcanza donde la demanda se cruza con la oferta, y que ésta, a su vez, representa el coste marginal de la producción (CMg).

En los mercados de monopolio la empresa elige aquella cantidad en la que el CMg iguala (se cruza) con el ingreso marginal (IMg).

Una vez determinada la cantidad producida por el monopolista, su precio de venta se obtiene a través de la curva de demanda.

Dicho en otros términos, el monopolista puede decidir qué cantidad ofrecerá en el mercado, pero son los demandantes quienes establecen el precio máximo que pagarán por esa cantidad.

En las formas de competencia imperfecta (como el oligopolio: concentración de la oferta de un sector industrial o comercial en un reducido número de empresas) la cuestión clave es evitar que las distintas empresas alcancen, mediante acuerdo, los resultados del monopolio.

En la siguiente figura se representa un mercado con una oferta horizontal, para comparar los resultados del monopolio y la competencia perfecta.