07.6. Los principios tributarios

Aunque los hacendistas han formulado un largo catálogo de principios tributarios, podemos resumirlos en los cuatro siguientes.

El principio de simplicidad indica que el sistema tributario debe ser sencillo y cómodo tanto para el contribuyente como para la Administración.

La idea fundamental que subyace a este principio es que el pago de los tributos genera dos tipos de costes para el contribuyente:

  1. Satisfacer el impuesto supone una reducción de los ingresos disponibles para el individuo.

  2. El mero cumplimiento de las obligaciones tributarias también causa un conjunto de costes. El principio de simplicidad exige esos costes sean lo más reducidos posibles.