03.1. La noción de consumidor. Introducción

Para los economistas, el consumidor es un sujeto de mercado que adquiere bienes o usa servicios para destinarlos a su propio uso o satisfacer sus propias necesidades, personales o familiares.

El consumidor se limita a participar en la última fase del proceso económico gozando, usando o disfrutando un determinado bien de acuerdo con sus características y su naturaleza, pero sin integrarlo en actividad productiva alguna.

En cambio, el empresario, a diferencia del consumidor, adquiere el bien pensando en su valor de cambio, esto es, para incorporarlo, generalmente transformado, a su proceso de producción o distribución, a fin de recuperar lo invertido más tarde y multiplicarlo o, en todo caso, incrementarlo; es decir para obtener nuevos valores de cambio.

El Derecho privado clásico, tal y como emerge del momento codificador, se ha mostrado insuficiente para abordar la problemática que ha originado la llamada sociedad de consumo en la que el consumidor aparece sistemáticamente como la parte más débil de la contratación.