6.4. El precio y el valor de los contratos

En los contratos del sector público, la retribución del contratista consistirá, de ordinario, en un precio cierto, que deberá expresarse en euros, o bien, en los casos legalmente permitidos, la entrega de otras contraprestaciones, como ocurre en los contratos de concesión de servicios o de obra pública en los que no hay una contraprestación dineraria por parte de la administración. El precio deberá ser adecuado para el efectivo cumplimiento del contrato mediante la correcta estimación de su importe, atendiendo al precio general del mercado.

La cuantía de los contratos, a efectos de la publicidad requerida y la determinación del procedimiento de adjudicación, viene determinado por el precio sin IVA.

Se admiten precios provisionales cuando se ponga de manifiesto que la ejecución del contrato debe comenzar antes de que la determinación del precio sea posible por la complejidad de las prestaciones o la necesidad de utilizar una técnica nueva o por otras razones que impidan un cálculo exacto del precio justo.

En todo caso la admisión de precios provisionales se condiciona a la previa determinación del procedimiento para fijar el precio definitivo.

La ley precisa que los precios fijados en el contrato podrán ser revisados o actualizados, si se trata de contratos de las AAPP, o en la forma pactada en el contrato cuando deban ser ajustados, al alza o a la baja, para tener en cuenta las variaciones económicas que acaezcan durante la ejecución del contrato.