7.4. Sistemas para la racionalización de la contratación de las AAPP

Los acuerdos marco son aquellos que celebran los órganos de contratación con uno o varios empresarios con el fin de fijar las condiciones a que habrán de ajustarse los contratos que se pretendan adjudicar durante un periodo determinado, que no podrá exceder de cuatro años.

Su primer efecto consiste en la exclusión para adjudicar de los concretos contratos derivados del mismo de todos aquellos presuntos licitadores que no hayan sido originariamente partes en el acuerdo, y en segundo lugar que en dichos contratos no se admitirán modificaciones sustanciales.

Lógicamente la Administración no puede celebrar el contrato marco con cualesquiera empresarios discrecionalmente elegidos. Se deberán seleccionar previamente a través de un procedimiento abierto o restringido, o en los casos admitidos, negociados.

Cuando el acuerdo marco se hubiese concluido con un único empresario, los contratos basados en aquel se adjudicarán con arreglo a los términos en él establecidos. Si se hubiese celebrado con varios empresarios, la adjudicación se efectuará aplicando los términos fijados en el propio acuerdo marco, sin necesidad de convocar a las partes a una nueva licitación. En caso de que no todos los términos estén establecidos en el acuerdo marco, se convocará a las partes a una nueva licitación, adjudicando el contrato al licitador que haya presentado la mejor oferta.