18.5. Las partes en el proceso contencioso-administrativo

En el proceso contencioso-administrativo, como en todo proceso, se enfrentan dos partes:

  • Parte demandante, que es la que inicia el recurso o la acción.

  • Parte demandada, aquella frente a la que la acción o recurso se dirige.

La particularidad del proceso contencioso-administrativo radica en que por regla general estos papeles están asignados previamente, de forma que los ciudadanos titulares de los derechos e intereses legítimos lesionados por el acto o actividad administrativa asumen la carga de ser demandantes y la Administración, autora del acto, la posición más cómoda de demandada.

Los particulares, sin embargo, además de recurrentes, pueden estar en la posición de demandados en dos supuestos:

  1. En el proceso de lesividad: La Administración autora del acto lo impugna previa declaración de lesividad en el plazo de cuatro años. La posición de demandado la asumirá entonces el titular de los derechos o intereses legítimos cuya revocación pretende la acción de lesividad.

  2. Cuando los particulares u otros entes públicos entran en el proceso como codemandados, es decir, demandados juntamente con la Administración autora del acto recurrido, porque sus derechos o intereses legítimos pudieran quedar afectados por las pretensiones del demandante.