18.6. Objeto del recurso

La Ley Jurisdiccional incluye en la temática del objeto del recurso contencioso- administrativo la delimitación de la actividad administrativa impugnable, de una parte, y las pretensiones de las partes, de otra, regulando después cuestiones menores como la acumulación de pretensiones y la cuantía del recurso.

El proceso contencioso-administrativo puede tener por objeto, como dice la Ley Jurisdiccional, un acto expreso o presunto o una disposición general, una inactividad o una actuación material constitutiva de vía de hecho.

El recurso contencioso-administrativo es admisible, en la hipótesis más tradicional y común, contra actos expresos o presuntos que pongan fin a la vía administrativa, ya sean definitivos o de trámite. La Ley de 1998 ha extendido el concepto de acto de trámite, antes referido a los que decidían directa o indirectamente el fondo del asunto o determinaban la imposibilidad de continuar el procedimiento, y que ahora comprende también los que producen indefensión o perjuicio irreparable a derechos o intereses legítimos.

Se admite asimismo, conforme a la tradición impugnativa de lo contencioso-administrativo, el recurso contra las disposiciones de carácter general, que puede ser directa o indirecta de los actos que se produzcan en aplicación de las mismas, fundada en este caso en que tales disposiciones no son conformes a Derecho.