03.3. Los límites de la potestad reglamentaria

La primera condición para la validez de un reglamento es que el órgano que lo dicta tenga competencia para dictarlo. A este límite se refiere la LPACAP-2015 al prescribir "las disposiciones administrativas no podrán vulnerar la Constitución o la Leyes ni regular aquellas materias que la Constitución o los Estatutos de Autonomía reconocen de la competencia de las Cortes Generales o de las Asambleas Legislativas de las CCAA” (art. 128).