16.3. La reintroducción del contrato administrativo de personal

En España ante la insuficiencia de personal, no existía en la legislación tradicional otra fórmula que la figura del funcionario interino. Por ello la Ley de Funcionarios Civiles de 1964, reguló, con toda naturalidad y para cubrir ese hueco, el contrato administrativo de personal para la realización de trabajos específicos, concretos y de carácter extraordinario o de urgencia y de colaboración temporal en las tareas de la respectiva dependencia administrativa cuando por el volumen de la gestión o por exigencias y circunstancias especiales no pudieran atenderse adecuadamente por los funcionarios de carrera las tareas encomendadas al respectivo organismo.