20.1. Naturaleza de la relación funcionarial y problemática de los derechos adquiridos

Originariamente la relación funcionarial se ha visto como contractual, nacida de un contrato o arrendamiento de servicio, que impondría a las partes un conjunto de deberes y derechos cuyo contenido es inmodificable por la sola voluntad unilateral. Esta concepción mas cercana al contrato privado que al administrativo, cedió ante la tesis de que la relación que une al funcionario con la Administración no origina una relación bilateral en pie de igualdad sino una situación estatutaria. Desde esta perspectiva, el funcionario no estaría sujeto a una relación contractualmente definida, sino unilateralmente establecida por el poder público con normas legales y reglamentarias, situación a la que accedería a través del acto de nombramiento que actúa, justamente, como condición de acceso a la situación funcionarial.