21.3. Política y empleados públicos

Los principios constitucionales de servir con objetividad a los intereses generales y la imparcialidad con que deben actuar los funcionarios postulan en favor de un sistema de carrera que proteja las expectativas profesionales de los funcionarios de los intentos de manipulación política y de garantías jurídicas que les cubran de cualquier riesgo por ejercer su función de forma irreprochable imparcial.