21.4. Las incompatibilidades

La prohibición de la compatibilidad del ejercicio simultáneo de un empleo público con otro empleo público o empleo, actividad o profesión privada se justifica por razones de ética y también de productividad, pues no se concibe pueda ser óptima en dos empleos o profesiones. La sentencia del TC 178/1989, justifica la legislación de incompatibilidades en ambas finalidades, es decir, tanto en asegurar la imparcialidad del empleado público como en razones de eficacia económica, para que todas sus energías se concentren en el servicio al ente público.