Países laicos

Se califican como países laicos aquellos en los que se reconoce, por un lado, la neutralidad de los poderes públicos respecto del fenómeno religioso y, por otro, la separación Iglesia/as-Estado.