Países con religión de Estado

Se califica como países con Religión de Estado aquellos países en los que el Estado considera una Iglesia como propia, sometida, eso sí, al Estado único legislador.