Anglicanismo

Aunque inicialmente rechazara la doctrina luterana, el rey Enrique VIII de Inglaterra, por razones personales, rompió las relaciones con la Santa Sede, se proclamó como autoridad suprema de la Iglesia inglesa y dio lugar a una nueva variante de la Reforma, el Anglicanismo o religión nacional de Inglaterra, sometida por completo al poder real.